Bienaventuranzas de lo cotidiano

8 de noviembre. Abríamos el mes con la Fiesta de Todos los Santos. Y el camino para llegar a serlo es vivir conforme a las ocho Bienaventuranzas que nos propone Jesús, según la versión del Evangelio de Mateo (cap.5). Por eso, ese pasaje se proclama todos los años en la liturgia de dicha fiesta, tan entrañada en la religión popular. Hoy presentamos también ocho bienaventuranzas. No son las que aparecen en el Evangelio; pero, por supuesto, están en sintonía con ellas. Incluso podríamos calificarlas –en buena parte al menos– como una especie de glosa de ellas. El autor las titula «Bienaventuranzas de lo cotidiano». ¿Es que no lo son también las del Evangelio? Sí, lo son. Pero Miguel Ángel Mesa seguramente pretende resaltar que la enumeración que él hace se refieren a aspectos, tareas, actitudes de cualquier día, de todos los días, y al alcance de cualquiera. Y ahí se encuentra –sin buscarla expresamente– la felicidad sencilla y profunda a un tiempo. La felicidad personal… precisamente porque produce felicidad alrededor, en otros. Si alguien desea conocer un poco la biografía de Miguel Ángel Mesa, puede visitar el enlace siguiente: http://blogs.periodistadigital.com/otro-mundo-es-posible.php/2013/09/04/...

Comisión de vida marista