Homenaje en el colegio de Pamplona

4 de mayo. El 28 de abril pasado la Asociación de profesores maristas (APROMAR), en colaboración con la dirección del colegio, realizaron un acto para reconocer la labor ejercida de 25 hermanos maristas jubilados en las aulas de los colegios San Luis (Navas de Tolosa, 1916-1968), Santa María la Real (calle Sangüesa, 1960-2008) y el actual colegio de Sarriguren.

Los hermanos se desplazaron desde Madrid, Alcalá de Henares, Toledo, Durango, Zaragoza, Bilbao, Logroño y del mismo Pamplona. El acto se inició con las palabras de bienvenida nuestro director, Alberto Burguete. Seguidamente intervino el Hermano provincial, Moisés Alonso, indicando los cientos de alumnos navarros que habían recibido las enseñanzas de estos profesores. Finalmente, el Presidente de APROMAR resaltó los merecimientos y los años de maestro que cada educador había impartido en los citados centros, pasando algunos de ellos de tres y cuatro décadas.

Los homenajeados fueron: Antidio Alonso, residente en Zaragoza, fue profesor en Navarra durante 19 años; José María Amigo, de Madrid, 8 años; Moisés Caballero de Logroño, 13 años; Martín Cayetano, de Pamplona, 25 años; Alfonso Eciolaza, de Pamplona, 17 años; Matías Espinosa, de Logroño, 20 años; Carlos García, de Zaragoza, 17 años; Eleuterio González, de Bilbao, 10 años; Ricardo Izura, de Bilbao, 9 años; José Luis Lázaro, de Pamplona, 31 años; Federico López, de Logroño, 2 años; Luis Martínez, de Durango, 14 años; Alfredo Olalde, de Durango, 2 años; Agustín Olleta, de Pamplona, 14 años; Alberto Oribe, de Logroño, 7 años; Carlos Osés, de Zaragoza, 2 años; Víctor Pastor, de Logroño, 31 años; Dionisio Pérez, de Logroño, 5 años; Jesús Recalde, de Pamplona, 45 años; Bonifacio Sagasti, de Logroño, 10 años; Jesús Sainz de Vicuña, de Logroño, 16 años; Alejandro Saiz, de Bilbao, 36 años; José Luis Santamaría, de Pamplona, 12 años; Martín Sarobe, de Logroño, 4 años; y Tadeo Sola, de Logroño, 13 años.

Se les entregó un bolígrafo con su nombre y una insignia con el escudo de Navarra en recuerdo de su paso por la Comunidad foral. Después de la foto de familia, los homenajeados disfrutaron de un almuerzo con productos típicos de la tierra, donde no faltaron el folklore navarro y las canciones típicas de sus lugares de origen.

fuente: maristaspamplona.es